Saltar al contenido

Cuando tomamos decisiones queremos tener la seguridad de que el paso que vamos a dar es el correcto.

Elegir ya es lo suficientemente difícil como para ir a ciegas y ponerte más trabas que aumenten tu miedo a equivocarte.

Nuestra sociedad está basada en valores, y en algo más importante… en Leyes. 

Me da igual que sean justa o injustas o que te resulten aburridas, el caso es que hay que conocerlas, interpretarlas y cumplirlas. De lo contrario, te puede ir muy mal.

  • «He leído en internet…».
  • «Es un contrato sencillo».
  • «Es que el abogado de mi vecina le dijo que…».
  • «Mi primo segundo que es ingeniero sabe de estas cosas».
  • «Hay confianza con la otra parte».
  • «Copiaré a la empresa de la competencia».
  • «Mi gestor me hace muy bien la declaración de la renta, seguro que me aconseja».

¿Has oído alguna de estas antes? ¿Y la de tengo un cuñado que es Policía Local? ¿Y la de me ha dicho un amigo que mi asunto lo tengo ganado?  

Seas vegana o carnivora, atea o creyente, de Pedro o de Alberto. La única verdad absoluta en este mundo es que las personas intentan ahorrar dinero en un abogado, pero al final acaban lamentándose.

O perdiendo mucho más dinero.

En situaciones donde puedas ver comprometidos tus bienes o tu bienestar, la incertidumbre se vive como un riesgo muy caro.

Perder tu dinero, tu casa, tu empresa, no pone en peligro tu vida, pero es horrible.

Si lo que está en juego es tu salud, qué te voy a contar que ya no sepas.

Antes de nada.

Una consulta conmigo no es gratis.

Aunque regalar tiempo y dinero sea la práctica habitual de ciertos abogados.

Lo que debes saber es que, probablemente, realizar una consulta conmigo sea una de las mejores inversiones que hagas, en tu vida personal o en tu negocio.

Te explico.

Me dedico a hacer juicios y desde 2004 años he atendido a más de 15000 consultas de clientes pidiéndome ayuda legal.

Casos que tienen solución. Casos que no la tienen. Casos que hubieran tenido una mejor solución si me hubieran consultado antes.

Casos de particulares, empresas pequeñas y empresas grandes.

Y he llegado a la conclusión de que, mucha gente acude a mí tarde. Si hubieran acudido a mí antes, no hubieran perdido dinero, tiempo y salud.

Estás invirtiendo tu dinero y tu tiempo en alguien que sabe como resolver sus problemas legales y los de sus clientes. No te asesoro en nada que no esté en la Ley o que no haya sido resuelto por un Juzgado.

Estas 5 cosas obtendrás con una consulta conmigo…

  1. La confianza de una conversación en un lenguaje sencillo, claro y natural. Nada de jerga jurídica enrevesada.
  2. La seguridad de conocer un diagnóstico de tu caso, para que puedas encontrar una solución a las dificultades desde una posición de total conocimiento.
  3. La certeza de qué Ley o norma se aplica a tu situación, cuál te favorece y cuál te perjudica a la hora de alcanzar tu objetivo.
  4. La tranquilidad de saber cómo actuar o qué hacer en tus próximos pasos para que puedas prevenir o resolver la situación, o cuanto menos, reducir sus efectos negativos.
  5. Que te abra los ojos, porque si no haces las cosas conforme a la situación requiere, podrán volverse más difíciles.

La mejor manera de asegurarte que no vas a tomar una decisión errónea es, ante todo, contar con la capacidad de predecir lo que te a venir.

Al fin y al cabo soy una persona como tú, con unos bienes, una empresa, una familia. Y puedo ayudarte a conservarlos.

Pero ten cautela porque…

Cualquiera no debe contratar la consulta. 

Durante mis años de experiencia he conocido a algunas personas que chocan frontalmente con el objetivo de una consulta con un abogado.

Me refiero a personas que ocultan detalles de su caso, que ocultan información importante, o lo que es peor, que pretenden que le ayude a infringir alguna Ley.

O aquél que tienen una ignorancia total de su problema y de la Ley pero exige un milagro.

Si estás en algunas de estas situaciones, te aconsejo que no contrates este servicio.

Como he visto mucho, te digo que la consulta tampoco es para gente que:

Hace caso de lo que se dice en los foros de internet.

Compara mis precios con los de otros abogados.

No escucha mis consejos y luego espera que arregle todo.

Prejuzga en base a malas experiencias con otros abogados antes de trabajar conmigo.

Dicho esto, te cuento de qué va la consulta con abogado.

Es simple.

Me cuentas tu caso concreto y aquello que quieres resolver.

Vamos a mantener una reunión mediante videoconferencia (o telefónica) en la cual voy a responder a tus preguntas legales.

No me pides cita, tú reservas desde tu móvil o pc el día y la hora que mejor te vaya.

También podrás enviarme documentos que quieras que revise. De hecho, si en tu caso hay documentos, estás obligado a enviármelos.

Te diré, qué tienen de bueno y qué tienen de malo. Qué les sobra y qué les falta.

Nos conectaremos el día acordado y listo.

En esa consulta, que no tiene una duración determinada, analizaré y valoraré,

los antecedentes,

los hechos,

las partes implicadas,

la fundamentación legal,

las pruebas,

las consecuencias,

tus dudas,

tus peticiones principales,

tus peticiones accesoras,

te daré consejos sobre qué y qué no tienes que hacer,

te diré como afontar un potencial procedimiento judicial,

te concentraré la mejor información y te ahorraré cientos de horas.

Y una vez hayamos acabado, te enviaré por escrito un resumen con los puntos más importantes de nuestra reunión, para que no te dejes nada en el camino.

En definitiva, 

Entenderás aquello que debes hacer, de forma que puedas de ahora en adelante mejorar tu situación, o cuanto menos, no empeorarla.

Bien.

Ahora que ya sabes lo que hago, te aclaro una cosa.

Mi tiempo es oro.

Esto te puede sonar prepotente, pero es que pienso exactamente lo mismo de tu tiempo.

Por eso siempre pido antes de trabajar, una explicación previa por escrito junto con documentación:

Puede que necesite profundizar en la investigación.

Nuestra reunión debe ser lo más productiva posible.

Quiero que salgas totalmente satisfecho de nuestra cita.

PD: Yo no me pagaría a mi mismo sin enviarme toda la información antes de la cita para que la revisara con antelación. Porque mi respuesta siempre sería incompleta.

Si tras la consulta, decides contratar mis servicios para el procedimiento judicial relacionado con tu consulta, te descontaré el precio pagado por la consulta de mis honorarios por el juicio principal.


Consulta legal con Antonio Quintero. 150 €.

Impuestos incluídos

Pago seguro con tarjeta bancaria


Preguntas frecuentes

¿Cómo es la consulta?

La consulta consiste en la resolución de aquellas dudas de tipo jurídico que nos formules previamente por escrito sobre un caso concreto y detallado, así como en la revisión y estudio de los documentos relacionados con dicho caso.

Mantendremos una cita privada mediante videollamada o llamada en la que sin límite de tiempo, resolveré las cuestiones planteadas conforme a lo que establece la Ley, Los Tribunales de Justicia, y a mi experiencia y conocimiento profesionales.

¿Haces consultas presenciales?

No. Las consultas por videollamada son más eficientes, te ahorran tiempo y dinero y ayudan a reducir las emisiones del CO₂ del tráfico.

¿Las consultas pueden ser sobre cualquier tema?

No, por contra de lo que muchos abogados os pueden hacer creer, no soy especialista en todas las ramas del Derecho. “Especialidad” y “todo” son términos antagónicos.

Las consultas pueden formularse sobre las áreas temáticas en las que me he centrado en mi carrera profesional y en las que puedo ofrecer una garantía de calidad en su asesoramiento jurídico:

Derecho penal: víctimas de delitos graves y delitos leves, distintos tipos de acoso (escolar, sexual, laboral, ciberacoso, físico, verbal, psicológico, social, racial, inmobiliario), responsabilidad penal de las personas jurídicas, exención penal de las personas jurídicas mediante sistemas de cumplimiento normativo.

Derecho civil: matrimonio, divorcio, separación, pareja de hecho, relaciones paternofiliales, filiación, régimen económico matrimonial, propiedad de bienes muebles e inmuebles, comunidades de propietarios en régimen de propiedad horizontal, sucesiones, donación, testamento, herencia, obligaciones y contratos, compraventa, arrendamiento, préstamo, arrendamiento de obras y servicios, responsabilidad civil contractual y extracontractual, indemnización por daños y perjucios.

Derecho administrativo: protección de datos de carácter personal y derechos digitales, consumidores y usuarios, servicios de la sociedad de la información y de comercio electrónico, canal de denuncia interno en organizaciones, patentes y marcas, derecho sanitario.

Derecho mercantil: sociedades mercantiles, seguros, sistemas de gestión para la prevención de infracciones, canales de whistleblowing.

¿Cuál es el precio?

El precio de la consulta es de 150€. No hago descuentos, ni black friday, ni promociones. Es más, te aseguro al 100% que con el paso del tiempo el precio subirá.

«Eres demasiado caro» / «Con Fulanito Abogados la consulta es gratis»

No, es barato. Yo en cambio pienso que la consulta con un vidente sí que debería ser gratis.

¿Y si hago una consulta sobre un caso que quiero que me lleves?

Si la consulta es sobre un caso que en el que quieres que te asista (p. ej. un procedimiento judicial), te descontaré el precio pagado de la consulta de mis honorarios por el procedimiento principal.

Ese es el único caso en el que la consulta te resultará gratis. Simplemente habrás adelantado 150 euros del coste del juicio.

¿Puedo pagar por otro método que no sea tarjeta bancaria?

No. Utilizo la pasarela de pago Stripe que es totalmente segura y nadie tiene acceso a los datos de tu tarjeta. Una vez hecho el pago, te mandaré la correspondiente factura a tu email.

Algunos testimonios

«No te cambiaría por otro.

Antonio, eres una persona extraordinaria, atenta, paciente… Eres especial ».

— Edelmira Carmenate

 

«Extremandante profesional.

Brinda una atención cercana, un excelente trato y mucha confianza. Su buen criterio mezclado con el buen manejo de las Leyes, ha sido de gran ayuda».

— Karen Núñez

 

«Antes de conocerle, tuve a tres.

Es el mejor. Lo recomiendo cada vez que me preguntan por un abogado. Para mí es un gran abogado y persona».

— Fran Marchante

 

«Siempre da una respuesta puntual.

He podido solucionar todo con su equipo. Abogado en el que se puede confiar plenamente, y que te mantiene puntualmente informado como cliente».

— Francisco Óliver González

 


Consulta legal con Antonio Quintero. 150 €.

Impuestos incluídos

Pago seguro con tarjeta bancaria